Simiente

Revista del Liceo de Niñas de Temuco publicada desde 1927. Su edición y circulación estuvo a cargo de un equipo integrado por una directora,  una secretaria y una tesorera. Además de contar con delegadas para coordinar sus diferentes secciones.

En sus páginas se publicaron principalmente las contribuciones de las estudiantes, ex alumnas y maestras del establecimiento educacional. Además, recibieron aportes desde otras instituciones educativas del país. En algunos números se replicaron artículos de publicaciones como la Revista de Educación y El Mercurio, entre otros. Desde la década de 1930 se incorporaron las contribuciones de las estudiantes de la escuela anexa preparatoria. .

Se proyectó como una revista de circulación mensual durante el periodo escolar, pero tuvo etapas de inactividad. Tal como se señaló en su editorial de octubre de 1933 “Después de un sueño  de varias primaveras, reaparezco a los ojos de ustedes, con nuevas energías, con áncia [sic] contenida de vivir (…) ¡Reconstruyan mi organismo atrofiado por la inactividad! Constitúyase cada una de ustedes en una célula y al final de la jornada dirán “SIMIENTE, yo también te dí la mano; ayudé a levantarte”.

En ocasiones contó con una editorial que buscaba incentivar el compromiso de la comunidad educativa con el proyecto o destacar una efeméride de relevancia local o nacional, como por ejemplo, las glorias navales, las fiestas patrias o el cumpleaños de la directora del liceo. Organizó sus contenidos en secciones: literaria, histórica, científica, artística, deportiva, economía  doméstica, chistes, reseñas nacionales e internacionales y vida social.     

El financiamiento de la revista se gestionó por medio de su venta entre la comunidad local. Para ello se dispuso un equipo de suplementeras. La publicación de avisos económicos fue otra forma de conseguir recursos para su impresión. En sus primeros números, por medio de frases como “El comerciante que no avisa no vende” “Mientras mayor la crisis comercial, mayor necesidad gimnasio, en fin, con todos los requisitos de anunciar la mercadería” y “Quien no gasta en semilla, no espere cosecha”, invitaba a los comerciantes locales a usar la publicación como una plataforma de publicidad.   

La colección del Museo de la Educación Gabriela Mistral tiene 47 números de esta publicación, los que abarcan desde 1943 hasta 1962.

El Liceo de Niñas de Temuco, se creó en 1905 como un recinto para brindar educación a las mujeres en edad escolar de la ciudad. Posteriormente cambió su nombre en honor a la escritora y pedagoga Gabriela Mistral, quien ejerció como directora del establecimiento entre 1920 y 1921. Desde el año 2012, el establecimiento educacional se unió con la Escuela Municipal Marcela Paz, incorporando así la enseñanza pre básica y básica. En la actualidad el establecimiento funciona como un complejo educacional mixto con cursos desde pre kínder hasta cuarto año de enseñanza media.